Con estas manitas...

Publicado en Personal el 2 de Junio, 2008, 19:41 por WhiteQueen
            Quien me iba a decir que tan sólo con ver a mi madre tener tantas plantas y dedicarles tanta atención sabría yo sin haberlo intentado nunca trasplantar una planta que había crecido mucho y separarla para llegar a hacer 4 plantas de la original. Pues si, lo hice.
            Todo empezó el año pasado cuando una compañera de trabajo que le encanta tener detalles y regalar cosas a sus compañeros, me regaló una plantita que me encantó y desde entonces, tal como vi hacer a mi madre desde siempre, la he cuidado, aunque yo simplemente procuraba que no le faltara agua, no le he hecho nada más. Ha llegado a crecer tanto que no cabían ya las raices en el macetero, pero era y es tan chulo el macetero que no quería cambiarlo por otro, pero algún día no me quedaría más remedio. Hasta que otra compañera me dijo, yo te puedo traer un macetero con tierra y así la dividimos porque ya no cabe, le digo que vale y que si me la trae le regalo una de las dos plantas. La semana pasada me trajo el macetero con tierra y aunque al principio pensábamos hacer la "jardinería" en el trabajo, pensé que mejor me lo llevaba a casa y lo hacía con tranquilidad. Otro compañero hizo un comentario al ver que le regalaría una planta y le dije, si quieres te puedo hacer otra pequeñita a ti, porque tenía un macetero enano de haber tenido un cactus que se murió, así que decidí hacer una mini planta para él también.
            Pues nada, llegué a casa y a ello me puse cuando me di cuenta que la planta era tan grande y tenían tal lio las raices que una vez pude separarlas, me daba para otra planta más así que decidí ir a comprar otro macetero y más tierra.
            Pensé quedarme en el curro con mi planta original (pero más pequeña, claro) que es la del macetero verde, la pequeñita es obvio que es la que regalé a mi compañero, tal como había prometido y la planta del macetero de tonos blancos y azules se la regalé a mi compañera que tan amablemente me lo había traído lleno de tierra. Yo me quedé en casa con la del macetero de plástico, que han pasado muy pocos días y ya está creciendo una barbaridad. 
            A mis compañeros les gustó muchísimo como habían quedado las plantitas y se sorprendieron que diera tanto de si mi planta, ya tengo lista de espera para los próximos "hijitos" de mi planta, jeje. Mi compañera se quedó contentísima con su nueva planta y mi compañero me agradeció el detalle de la mini planta con un bombón que por cierto me encantan y estaba delicioso.

            Me quedaron unas plantas guapísimas, ¿a que sí?