Abril del 2006


Mi novio se ha presentado a un concurso de relatos

Publicado en Personal el 30 de Abril, 2006, 21:16 por WhiteQueen

 El concurso consiste en enviar un relato como continuación del primer capítulo del libro Fantasmas del autor Chuck Palahniuk.

En la página se puede descargar ese primer capítulo y luego a la izquierda se puede ver un apartado donde se lee y se vota lo que ya han publicado de todos los concursantes. No creo que tarden mucho en publicar lo suyo, prometo avisar cuando lo hagan. Para verlo habrá que buscarlo por título que es: La coartada del suicida o por autor que es: José Andrés Cortés.

Para votar hay que registrarse, pero es gratis, se puede ganar el libro Fantasmas por votar y tampoco cuesta mucho perder unos minutos, además que para que gane es por mayoría de votación popular, si os gusta y votáis... lo agradecería muchísimo, si no, al menos gracias por leerlo.

En su blog también lo pone y yo, por supuesto también,  para hacer más publicidad, a ver si así entre los que visitáis mi blog y los que visitan el suyo, con un poco de suerte puede conseguir muchos votos.

MUCHA SUERTE

Una escapada a Toledo

Publicado en Personal el 26 de Abril, 2006, 22:13 por WhiteQueen

Casi no sé si tener vacaciones o no tenerlas, porque mientras las tienes estás en la gloria, haces lo que quieres, aprovechas a hacer cosas que normalmente no te dan tiempo, quisieras ir a mil sitios y al final no vas, a veces por no tener dinero, otras veces porque irte a algún sitio que merezca la pena cuesta demasiado y tampoco hay que derrochar.

Así que, en vez de irnos lejos… decidimos pasarnos un día en Toledo, que está cerca, en un tren de alta velocidad se tarda 35 minutos en teoría, en la práctica… fueron 30 minutos ida, 25 minutos vuelta, no te da tiempo ni a pensarlo y ya estás allí, se tarda menos que lo que se tarda en ir al trabajo desde tu casa. Mola mucho ir en tren, se puede ir mirando el paisaje, que normalmente es campo verde, arbolitos… exceptuando cuando llegas a la ciudad que se ven polígonos industriales, entonces te das cuenta que estás llegando ya a tu destino.

Nada más llegar a la estación, ya me quedé maravillada de la fachada, y cuando entramos dentro, más aún, se nota que es antigua y tiene unos techos, unos cristales y las paredes… precioso todo.

Decidimos coger un bus, justo al lado de la estación y nos llevó a la Plaza de Zocodover, tarda muy poco, mientras íbamos subiendo ya podíamos admirar el paisaje, pasamos por encima del río Tajo, vimos el puente y algunos monumentos a lo lejos que la mayoría veríamos a lo largo del día.

Nos bajamos en la plaza y estaba llena de jóvenes, seguramente estudiantes que venían a lo mismo que nosotros, de visita turística. Nos pillamos un mapa y… a recorrer  la ciudad, lo bueno es que todos los monumentos están muy juntos y se pueden ver en poco tiempo, de todas maneras nos lo tomamos con calma.

Lo único malo que encuentro en lo de ver monumentos (al menos allí) es que te cobraban para entrar en prácticamente todos, ya fueran iglesias o museos, daba igual lo que fuera, y barato barato… no era. Decidimos pagar para entrar en la iglesia de Santo Tomé, porque queríamos ver el cuadro del Greco sobre El entierro del Conde de Orgaz. La iglesia estaba muy bien, tenía unos ventanales con arcos y también las imágenes de vírgenes y demás, como anécdota es que los cristos que tenían colgados estaban tapados con una tela morada, no sé porqué. Como lo que nos interesaba era sobretodo ver el cuadro, eso hicimos, es impresionante, repleto de rostros alargados tan característicos del Greco. Y en la casa museo del Greco, yo me libré de pagar por tener carné joven, pero mi novio tuvo que pagar la suya, había muchísimos cuadros, no sólo del propio Greco, si no de sus escuelas, se notaba la influencia ya que muchos se parecían en el estilo de los rostros alargados.

Hizo un día muy caluroso, y al estar todo en cuesta había ratos que yo iba un poco cansada, pero según el momento se me iba pasando, comimos en un restaurante de menú, el que encontramos que tuviera platos más o menos típicos de Toledo, ya que estábamos ahí, había que probar y mereció la pena dar vueltas en vez de entrar en el primero que encontramos. No voy a detenerme en contar todo lo que vimos, en resumen lo más importante nos dio tiempo de sobra a verlo: El Alcázar, la Catedral, el Ayuntamiento, un montón de iglesias, museos, monasterios, a cada paso te encontrabas un monumento. Lo que más me impactó fue las vistas, prácticamente es lo que más me gusto de Toledo, me encantan las vistas. Para relajarse y tomar un poco el fresco, había bastantes parques, así que ya por la tarde nos compramos unos refrescos (que para ser un puesto de alimentación en plena zona turística me parecieron baratísimos) y escuchando las campanas de la iglesia que teníamos delante, descansamos un ratito.

Como teníamos tiempo de sobra, ya acabamos de ver prácticamente todo lo que nos interesaba y decidimos volver a la estación pero andando. Al ser cuesta abajo no es lo mismo que a la ida, subir en cuesta y con el calor que hacía, mejor no hacerlo. Además así pudimos pasar por delante de las murallas, que a la ida no vimos detenidamente por ir en movimiento, y pasar por encima del río Tajo y asomarnos a ver los pocos patitos que nadaban por ahí.

El viaje de vuelta, como he comentado ya al principio, se tardó 5 minutos menos que el de ida, es perfecto para las personas que decidan tener un trabajo en Madrid y vivir en Toledo o a la inversa.

Las viviendas allí son mucho más baratas que en Madrid, por esos precios no tienes aquí ni un triste estudio, cuando allí por bastante poco podías tener un piso grandecito (con varias habitaciones, trastero, garaje y terraza) y permitirte hasta un chalecito sencillito (vamos… con jardín y piscina y tal… nada del otro mundo…). La única pega que le veo, que como ciudad me parece preciosa, pero el ambiente lo veo muy tranquilo, para relajarse y desconectar, pero a mí personalmente (a esta edad, llegará un momento que precisamente sea eso lo que busque), para vivir, me parecería algo aburrido.

Cierto es que por el trabajo o por falta de ganas, a veces ni te apetece moverte mucho por Madrid, pero cuando decides hacerlo, hay gente por todas partes, ya sea época de vacaciones o no, porque si unos se van, otros vienen. Posiblemente no viva siempre en Madrid, si las viviendas fueran más baratas, Madrid es la ciudad ideal para hacer lo que uno quiere, relajarse, divertirse, ver cosas… en fin… puede que algún día la cosa cambie.

 

Ese mismo fin de semana nos fuimos con unos amigos a una casa rural en Carranque, un pueblo entre Toledo y Madrid, pero eso ya lo contaré…